Boda en Montilla, Dora&Raúl

By septiembre 17, 2018Uncategorized

Una boda llena de Amor…

 

La historia de Dora&Raúl comenzó en la provincia de Málaga, aunque no es donde se quedaron, ni mucho menos, ya que han vivido en diversos lugares diferentes debido a la época que la mayoría de jóvenes nos ha tocado pasar.

Son de los que se llevan el amor allá donde vayan, aguantando vientos y mareas, apoyándose el uno al otro, ya que todos demás se encontraban bastante lejos de ellos. Les unió Málaga, Córdoba, Londres y finalmente Sevilla.

Quisieron mostrar delante de todos sus familiares y amigos ese amor verdadero y duradero en La Hacienda La Vereda, en un precioso pueblo situado en Córdoba, Montilla, de donde era ella.

Dora es elegante, fina, con mucho carácter y las ideas muy claras, sonriente, con un acento Cordobés que quita el sentido,con ojos cristalinos, y sobre todo muy familiar. Lucía un precioso vestido con un escote de corazón, con espalda al aire y bordado a detalles dorados, a juego con su tocado, una cola espectacular y unos tacones de los más altos que hemos visto por ahora.

        

        

Raúl es milimetrado, organizador y ordenado, con una risa llena de carcajadas, de las que se te contagian y entras en un bucle de risas interminables, pero lo que más le gusta, es el cachondeo y tomarse una cerveza con sus amigos…Llevaba un smoking con mucha clase, de color azúl, con un chaleco de patitas de gallo en color gris… Un traje muy fuera de lo común que no le podía quedar mejor.

        

        

La ceremonia civil tuvo muchos momentos mágicos, era una ceremonia de la que podías pasar de llorar de emoción a risas imparables, ha sido sin lugar a dudas, de las más bonitas que hemos vivido y, es que a pesar todo lo que han vivido, siempre han estado juntos.

            

           

          

          

            

El banquete estaba repleto de luz, daba vida, las guirnaldas colgaban del cielo y de los árboles, las letras Love resaltaban con sus bombillas detrás de la mesa presidencial, velas flotantes como centros de mesas en peceras acompañadas de pétalos blancos, sillas de palillería, y meseros de películas españolas.

                   

                   

                 

La zona de baile fue una auténtica pasada, el photocall tenía una pared de césped, con rosas de diferentes colores, y un sofá vintage de 3 plazas negro y dorado, el cual forma ya parte de nuestro propio mobiliario, y… lo más importante! Un SIDECAR de color rojo, fue un éxito total.

Y qué deciros del grupo de música en directo, la zona chill out, la zona de gintonería y la zona de ron...

               

                

                

Fotografía: Captadores de Emociones

Finca: La Vereda