Beatríz&JoseAlberto

By agosto 20, 2019Uncategorized

La Boda del Valle

La boda de Beatríz y Jose Alberto fue un tanto especial y es que Beatríz es la agente de viajes de Silvia y no sabéis la alegría que nos dio cuando Silvia fue a sacar su viaje de cada año y le pidió que fuesemos sus weddings planners, “Me caso en el valle” fueron sus palabras mágicas y desde ese preciso momento nos pusimos manos a la obra, ya que Jose Alberto le pidió matrimonio en Diciembre en las islas Filipinas. Y en tan solo 5 meses y medio organizamos un bodón de los buenos, con muchísima fiesta, buen rollo, clase y mucho cachondeo.

Nos dejaron decidir en casi todos los aspectos, siempre con el estilo de ellos pero sin ningún NO.

Intentaremos ser breves, pero os advertimos que viene mucha dinamita, fiesta y muchas fotos de las cuales no hemos podido resumir porque nos encantan TODAS.

Bea es una chica súper simpática, emocional, pura belleza tanto por fuera como por dentro, expresiva a no poder más, bailonga, disfrutona, risueña, soñadora, y no sé que mas… ES PURO TORBELLINO.

Vestía un vestido doble,  súper sencillo, con la espalda al aire bordado, medias mangas de tul que terminaban con el mismo bordado de la espalda, lucía genial su figura, con una apertura en la pierna de lo más sexy que luego veréis en el baile, de aquí viene “el vestido doble” y es que superpuesto de su vestido, tenía una falda con cola de lo más elegante para la ceremonia y la cena.

Nos encanta la idea de damas de honor, es muy especial el momento de vestirte con tus amigas de toda la vida, de brindar en este momento tan especial , sobre todo de brillar junto a ellas y recordar este instante para siempre.

    

     

     

       

En el valle se vestió Jose Alberto, la casa donde había vivido desde bien pequeño junto a su familia.

Una finca llena de vegetación, de las que están cuidadas al más mínimo detalle, donde pudimos jugar con cualquier rincón.

Jose Alberto también se vistió con todos sus amigos (bastante guapos por cierto) donde tuvieron un momento de risas y emoción también junto a su familia más allegada.

Jose Alberto es clase, saber estar, divertido, bromista, de los que te dan confianza al poco de conocerlo, trabajador, responsable y muy agradable.

Su traje era de color gris oscuro, con un chaleco gris claro con cuadros, tirantes, camisa blanca y corbata azul.

   

   

    

    

La ceremonia la realizamos en la parte trasera de la casa, bajo un precioso y enorme árbol que se localizó desde un primer momento, dando el toque campestre y natural que quería nuestra pareja.

Eligimos para ello sillas de bambú, alfombras kilim, bancos para las damas de honor en uno de los laterales, palets vegetales y asientos de paja para nuestros novios.

Se realizó el ritual para la ceremonia civil del vino, ya que allá donde vayan a nuestra pareja les tiene que acompañar una buena copa de vino.

     

     

      

       

       

       

El cóctel se realizó en la parte principal de la casa, donde se crearon los diferentes puestecitos de pescaito frito, shushi, jamón del bueno, pulpería y muchos más.

      

                       

Una vez terminado el cóctel, dimos paso al banquete, pero de una forma muy especial, nuestros novios realizaron un baile que levantó toda la casa con sus damas o hombres de honor, si os soy sincera, fue una auténtica locura donde empezó la fiesta y ya no puro parar.

       

       

        

        

Después de éste subidón pasamos al banquete, cuyo material utilizado fue de mesas imperiales de maderas con caminos de eucalipto y cajas de madera, servilletas tropicales y bajo platos de ennea, alternas con mesas redondas con manteles tropicales al igual que las servilletas de las mesas imperiales, servilletas color crema y copas rosas labradas. La combinación perfecta para el estilo que teníamos tan tropical en esta preciosa finca.

       

       

       

Una vez terminado el banquete pasamos a la fiesta en la zona de la piscina, la música no paró de sonar en toda la noche, una auténtica fiesta de familiares y amigos que duró hasta la madrugada.

No os podéis hacer una idea de la conga se formó alrededor de la piscina de la casa, una conga donde ningún invitado quedó fuera, un momento espectacular donde las risas hacían eco.

Dejamos que las imágenes, hablen por sí solas.

    

     

     

   

    

     

     

    

   

    

  

Queremos hacer una mención muy especial a Bea y Alberto, ya que a media noche llegó Julia al Valle, venía de otra boda que tuvimos éste mismo día, quería despedirse de ellos también antes de irse para casa, pero nuestra sorpresa fue bastante grande, nuestros chicos cogieron un micrófono y nos agradecieron todo el esfuerzo realizado (no os podéis hacer una idea de la verguenza que pasamos) pero al mismo tiempo fue tan bonito y tan especial, que las lágrimas por ambas partes no paraban de caer.

Gracias a vosotros por dejarnos organizar vuestra boda, por confiar en nosotras hasta en el último detalle, por dejarnos soñar junto a vosotros y sobre todo por disfrutar tantísimo como lo hicisteis los dos, jamás podremos olvidar este momento único. OS QUEREMOS UN MONTÓN.

          

Equipazo con:

Sweet love-Captadores de emociones 

Catering Rabanal

OliverParty

Masquepalets

White&gold